Instr. Pablo Lewin

Es interesante tener en cuenta el funcionamiento de la respiración, no sólo al practicar el Método DeRose sino también cuando se está planificando, creando, ideando un proyecto e incluso relacionándose con otras personas. La respiración nos da mucha información sobre las condiciones del cuerpo, de la mente y hasta de las emociones en un momento específico. (continuar leyendo…)

DeRose Art Company

En las técnicas corporales -y en todo lo que abarca el Método DeRose- la estética está muy presente, como un acto más de conciencia. Una forma más de hacer las cosas de la mejor manera posible, por sencillo que sea lo que se esté llevando a cabo. A esto se suma que allí donde dirigimos la conciencia, va nuestra energía. En este punto se unen tres grandes conceptos. Como en las coreografias de DeRose Art Company, en las cuales lo que nos deja de alguna manera obnubilados es la conjunción de estos tres astros en un mismo acto: estética, conciencia y energía.

Image credit_ NASA, ESA and H. Richer (University of British Columbia)

El proceso de expansión de la conciencia puede ocurrir a partir del simple hecho de empezar a percibir músculos y partes del cuerpo que no se conocían. Entonces se reconoce el lugar que ocupa ese cuerpo en el espacio y por lo tanto el rango de movimientos que puede hacer y el lugar que precisan para desplegarse -lo que en algunos casos, además, proporciona la ventaja extra de evitar choques contra marcos de puertas, mesas, sillas, personas y objetos que están alrededor-. (continuar leyendo…)

“Pienso 99 veces y nada descubro. Dejo de pensar, me sumerjo en el silencio, y la verdad me es revelada”.
Einstein

head

Nuestra mente es inquieta, es dispersa por naturaleza. Su combustible es la variedad. Si dejamos de proporcionarle estímulos, el combustible se agota y la actividad mental cesa. En ese punto, entramos en un estado de superconciencia, conocido como estado de meditación, en el cual nuestra lucidez aumenta. El nombre más apropiado para referirnos al mismo es el de intuición lineal y veamos por qué.
(continuar leyendo…)

Environme

Desde hace miles de años existen propuestas para expandir la conciencia del ser humano y conducirlo a un estado de mayor lucidez. Tal vez, el lector se estará preguntando que tiene que ver este tema con el medio ambiente. Veamos entonces porque este tipo de propuesta tiene una repercusión positiva sobre el cuidado de nuestro planeta.

(continuar leyendo…)

jp_d_23136_1

Luego del merecido descanso veraniego, estamos llenos de energía y vitalidad, con mejor humor y más predisposición para todo. Al volver al trabajo, es más simple cumplir con las tareas, concentrarse y relacionarse bien con los demás.

Pero lamentablemente esto dura poco. En seguida vuelven el aburrimiento, la insatisfacción y el cansancio provocados por la rutina. La falta de energía produce un desfasaje entre nuestro potencial y los desafíos que se presentan (ya sea responder al pedido del jefe o tomar una decisión importante en la propia empresa). Entonces aparece el estrés.

Durante las vacaciones, la mayoría de las personas adoptan hábitos más saludables que los que tienen a lo largo del año. Suelen descansar más y tienen una vida menos sedentaria. Caminatas y bicicleteadas al aire libre donde oxigenan mejor su organismo, unas zambullidas en el mar, ¡y nada de estar ocho horas sentado frente a una computadora! En todo caso, se habrán sentado en la playa o frente a una montaña a contemplar el paisaje, dejando a un lado las dispersiones para concentrarse sólo en eso.

¿Qué podemos concluir de todo esto?
(continuar leyendo…)

alegria

El equipo de investigación de la Universidad Estatal de Arizona (ASU) realizó un estudio para comparar el humor de los vegetarianos con el de adultos omnívoros saludables que consumen alimentos de origen animal. (continuar leyendo…)

Por Alex Falke

concentracion

La mente se aferra a imágenes nítidas, sólidas, concretas; posamos la vista sobre ellas y la concentración surge instantáneamente. Entramos en esa imagen y la entendemos, superficialmente al principio, luego en forma más profunda, estableciendo relaciones o simplemente dejando que la mente divague.

Las imágenes borrosas, por el contrario, representan falta de conocimiento y es reflejo natural tratar de entenderlas primero. Los primeros instantes intentaremos enfocar, entender, verlas mejor. Requieren más esfuerzo y, si no logramos tornarlas nítidas, lo más común es que dejemos de prestarles atención y pasemos a otra cosa. Lo borroso, lo poco claro, lo incomprensible es ruido para nosotros, ruido que nos distrae y no nos deja concentrarnos.

Esto pasa con todos los sentidos y hasta en otros planos. Lo percibimos con el sonido; escuchando música con auriculares y una buena definición, nos dejamos llevar por esa música y, en cambio, un sonido externo nos distrae y molesta, al igual que una suma de sonidos no armoniosos. Lo observamos con el olfato. El aroma a un perfume conocido nos puede llevar a otro lugar instantáneamente, y algo que no distinguimos simplemente despierta nuestra curiosidad.

En otros planos, este concepto actúa de la misma forma. Cuando tenemos una idea clara, podemos concentrarnos en ella. Pero si posamos la conciencia sobre algo y constantemente nos distraen otros pensamientos, será imposible concentrarse y, al no tener una idea clara, olvidaremos lo que estábamos pensando y pasaremos a alguno de los otros pensamientos, o haremos un gran esfuerzo por aquietar los demás pensamientos y poder prestar toda la atención a esa idea que buscábamos. Ruidos pueden ser, en este caso, pensamientos y también emociones.

En inglés este concepto es muy claro. Para dar la idea de concentrarse se usa la palabra focus, que significa enfocar.

Al sentarnos a meditar, busquemos que el objeto elegido sea lo más nítido posible. Si es una imagen, primero hay que mirarla con detenimiento. Si no la visualizamos de forma clara, intentaremos todo el tiempo tornarla clara, ya sea pensando en cómo debería ser o volviendo a armarla una y mil veces. El ruido que se genera puede llegar a ser infinito; en ese caso lo mejor es parar y empezar nuevamente. Si la concentración se hace sobre un sonido, ese sonido tiene que conocerse a la perfección.

Si la imagen elegida no es la más simple, es mejor ir aumentando en complejidad la técnica de concentración. Tomemos como símbolo un sol . No es el más fácil de visualizar una vez que cerramos los ojos. Pero se puede empezar por mirarlo con los ojos abiertos. Mirar sus contornos, luego observarlo completamente. Una vez que la imagen está fija en la retina, cerramos los ojos y procuramos seguir observándola. Cuando pierde claridad, abrimos los ojos y volvemos a observarla. Es importante no mantener la atención en los detalles. Simplemente saber que cuando los detalles dejan de estar, la claridad de la imagen se esfuma y nuestra capacidad para concentrarnos sobre ella baja proporcionalmente. De esa forma, gradualmente, podremos mantener más tiempo los ojos cerrados y posar toda la conciencia en ese símbolo, hasta que sea el foco único de nuestra atención y así, en algún momento, entrar en estados de conciencia más profundos.

Por Lucía Gagliardini

asimilacion

Hay una escena en la película Ghost Dog, el camino del samurái, de Jim Jarmusch, en que Pearline levanta la mirada de un libro que está leyendo para contemplar el cielo a través de la ventana. Ese instante me encanta: siento claramente que es el momento en que está procesando toda la información, las imágenes, las palabras del libro, y también la oportunidad de que afloren espontáneamente las ideas que esa lectura le generó. Así ocurre en muchas ocasiones de la vida. Es interesante dejar que surjan esos pequeños momentos en que uno asimila parte de los estímulos externos y no piensa en nada específico, por decirlo de alguna manera, y entonces el proceso se invierte y comienzan a surgir cosas de adentro: ideas, imágenes e incluso la comprensión de determinadas cuestiones.

Si el simple hecho de levantar la cabeza de un libro -no por dispersión sino por necesidad de procesamiento- y permanecer unos segundos en silencio, tiene la capacidad de generar una mayor asimilación de lo que se está leyendo, ¿qué potencial tendrán diez minutos de descontracción profunda, la ejecución de respiratorios, de técnicas de corporales, el entrenamiento de la concentración? Es como levantar la vista por unos instantes de las hojas del libro que constituye nuestra vida y tomarnos un momento para la asimilación y el contacto con nosotros mismos, para después volver a zambullirnos con más energía y lucidez en la apasionante lectura.

marathon

¿Es posible terminar una maratón en 8 horas, 25 minutos y 16 segundos, y encima serbastante festejado? Fue eso lo que le ocurrió a Fauja Singh ayer en los 42 km deToronto, Canadá. A los 100 años es el maratonista en actividad más viejo del mundo.Apodado “Tornado de turbante”, Fauja comenzó a correr a los 89 años y ya participóen ocho maratones. Nacido en 1911 en la zona rural de la India, resolvió correrdespués de mudarse a Inglaterra, en 2000, luego de la muerte de su mujer y de suhijo.“Corre porque quiere”, dijo Harmander Singh, entrenador y traductor de Fauja, a laCNN. “Lo que él más deseaba era participar de una carrera cuando tuviese 100 años.Y ese día llegó”.Según la organización de la Maratón de Toronto, Fauja Singh cruzó la línea dellegada casi seis horas después del vencedor, el keniano Kenneth Mungara, de 38años, que ganó la carrera (2h 9’ 50’’) por cuarto año consecutivo. Ya tenía elrécord mundial en la categoría de más de 90 años. A los 92, en 2003, participó dela misma prueba canadiense.Con el resultado de este domingo, Fauja superó la marca. La Asociación deEstadísticas en Carreras en Ruta ya había reconocido a Singh como el más viejocorredor de maratón cuando participó en una prueba a los 93 años. Pero para laorganización del Libro de los Records, el griego Dimitrion Yordanidis, que realizóla maratón de Atenas en 1976 a los 98 años con un tiempo de 7h 33’, era elmaratonista de más edad.Fauja reveló que el secreto está en sus hábitos saludables: sin alcohol, sintabaco, una dieta vegetariana a base de curry y té y ejercicios diarios.“Voy a seguir corriendo en tanto eso me mantenga vivo”.Por Iúri Totti