Deportes

¿Por qué Método DeRose en el deporte?
A través de una propuesta fundamentalmente técnica, el Método DeRose proporcionará resultados evidentes e inmediatos en los practicantes, con independencia de su disciplina deportiva. La aplicación sistemática de las técnicas actuará como un verdadero proceso de ingeniería corporal, así desde la primer práctica se podrán percibir los cambios generados por un trabajo cuyo objetivo es ir ampliando progresivamente la conciencia corporal, con todo lo que esto significa.

El desarrollo de las capacidades personales que proponemos se adapta individualmente a las exigencias de cada especialidad y persona. El Método DeRose aparece como un novedoso recurso que se torna imprescindible en el proceso de evolución y crecimiento de cualquier deportista.

Calidad de ejecución técnica, seguridad en los gestos motores, ahorro de energía, eficiencia orgánica, capacidad de concentración y atención, resistencia, manejo del estrés, sensibilidad, abstracción sensorial, autosuperación y dominio sobre las emociones son algunos de los resultados que el Método DeRose garantiza en este camino hacia la optimización del rendimiento.

Método DeRose y el deporte de competición
Valentina Doren - Instructora del Método DeRose y Campeona Nacional de Surf en Chile.

Método DeRose y Alta Performance deportiva
Conviene entender el Método DeRose como algo que va más allá de un mero complemento para las diversas especialidades deportivas. De hecho, consideramos que la aplicación rutinaria de nuestro trabajo se presenta como una herramienta que empleada adecuadamente, permitirá diferenciar a un buen deportista de otro de primer nivel.

El Método DeRose proporciona, entre otras muchas cosas:
• Un incremento significativo de la energía vital.
• Una estructura biológica mucho más resistente ante estímulos perjudiciales, lo que reduce considerablemente el riesgo de lesiones y enfermedades.
• Mejoras en el funcionamiento de todos los órganos y sistemas (óseo-articular, muscular, digestivo, respiratorio, nervioso, cardiovascular, endocrino)
• Incremento de la actividad de los receptores propioceptivos, que informan al Sistema Nervioso Central sobre los distintos movimientos del cuerpo.
• Mejora de la calidad del descanso y del sueño.
• Más capacidad para asimilar cargas de entrenamiento en aumento, tanto en la calidad como en el volumen de las mismas.
• Un evidente aumento de la capacidad pulmonar y del consumo de oxígeno.
• Incremento de la irrigación sanguínea.
• Mayor eficiencia de contracción de las fibras musculares y desarrollo de la coordinación intra e intermuscular.
• Adaptación morfológica y coordinativa al esfuerzo físico y a las demandas técnicas de la actividad físico-deportiva.
• Estabilidad del aparato locomotor y, consecuentemente, mejora de la postura corporal.
• Control en integración de las funciones corporales que proporcionan equilibrio homeostático.
• Mejora de la capacidad funcional de los reguladores bioquímicos a los niveles de frecuencia e intensidad de la vida cotidiana y de la práctica deportiva.
• Optimización de los gestos técnicos como consecuencia del trabajo sobre la conciencia corporal.
• Mejora del metabolismo celular y de la eliminación de los productos de desecho derivados del esfuerzo físico.
• Dominio mental y emocional para antes, durante y después de la competición.
• Reducción del estrés y de la ansiedad inherentes a las propias exigencias competitivas.
• Mentalización o capacidad para visualizar objetivos y metas que se desean conquistar y herramientas para acelerar su materialización.

Todas éstas y muchas más, son las consecuencias inevitables de la aplicación del trabajo serio y responsable que proponemos. El empleo de las técnicas y conceptos de los que se nutre el Método DeRose proporcionará un significativo incremento en el rendimiento del deportista y le otorgará, aun sin que sean ésas sus pretensiones originales, mucho más de lo que en un principio imaginaba. Grandes deportistas ya han comprobado sus excelentes resultados.

Cómo se implementa
El programa Método DeRose para deportistas puede adaptarse a las necesidades y
particularidades de la institución y de los interesados. Para ello se realizará un análisis
previo de las características de los practicantes con el fin de evaluar:

→ Perfil del destinatario
→ Disciplina deportiva
→ Entrenamiento (período, fase, volumen)
→ Objetivos

En función de estos criterios dicho programa será adaptado al espacio, ritmo y horarios deseables o disponibles, mediante módulos prácticos que serán reforzados con contenidos teóricos.

Deportistas que confían en nosotros

El Método DeRose en el entrenamiento olímpico
Graciele Herrmann, nadadora, representante de Brasil en los JJOO London 2012.

El Método DeRose en el entrenamiento olímpico
Isabel Clark, snowboarder profesional (mejor latinoamenricana de boarder cross y entre las 10 del mundo) y el equipo olímpico brasileño de Snowboard.


El Método DeRose en el entrenamiento de alta performance
Kelly Slater, surfista profesional once veces ganador del campeonato del mundo.


El Método DeRose en el entrenamiento de alta performance
Equipo federado de natación del Club Ateneo Versalles. Entrenador Sergio Fiszson.


El Método DeRose en el entrenamiento de alta performance
Pentatletas participantes de los JJOO London 2012, Ali Villamayor, Emmanuel Zapata, Ayelén Zapata, Pamela Zapata.

Clases en Maratones
El Método DeRose es practicado por muchos deportistas, tanto las técnicas como los conceptos desarrollan alta performance en diversas disciplinas.

Por ello estamos presentes en diversos maratones, las técnicas practicadas inmediatamente después de la carrera aseguran una recuperación rápida y efectiva.

Manteniendo regularidad en las prácticas, se trabaja directamente sobre la ampliación de la conciencia corporal, lo que reduce drásticamente la posibilidad de lesiones.

Es ideal para quienes buscan autosuperarse. Las técnicas de mentalización enseñan cómo visualizar los objetivos y metas del practicante. También aporta más recursos para incrementar la concentración y reducir los niveles de estrés que puedan darse antes de una competencia.

El Método DeRose en el entrenamiento de alta performance